domingo, marzo 06, 2016

LAS TRAVIESAS PERLITAS DEL SR. CARLOS ADRIANZÉN

En la Sección Opinión del Diario el Comercio del 17 de Febrero del 2016 el Sr. Carlos Adrianzén publico un articulo bajo el titulo “Las populares perlitas de campaña”[1] en el que ridiculiza algunos ofrecimientos electorales por parte de los candidatos que están participando en la actual campaña electoral.

Aunque respeto sus sólidos antecedentes académicos yo no soy admirador del estilo, digamos, primordial - “… campañas... apetecibles para la discusión.” - y un poco petulante con el que escribe el Sr. Adrianzén y ciertamente no comparto buena parte de sus opiniones económicas y/o políticas.

Tampoco deseo convertirme en critico ni mucho menos del Sr. Adrianzén pero si siento la obligación de aclarar algunos comentarios ligeros y mediáticos que el suscribe en el articulo antes mencionado con respecto a la propuesta política del Sr. Alfredo Barnechea.

Digo obligación, porque aunque tengo considerables discrepancias de fondo y forma con el Sr. Barnechea y todavía no se si voy a votar por el, soy sin embargo un militante de Acción Popular registrado y no puedo rehuir la responsabilidad de aclarar comentarios que no son precisamente objetivos y que buscan desprestigiar tanto su candidatura como el contenido del Plan de Gobierno del partido apelando para ello a comparaciones burlonas y argumentos convenientemente organizados para que parezcan sólidos.

El Sr. Barnechea ha declarado que uno de los objetivos de su administración en un eventual gobierno de Acción Popular seria implementar una estrategia y crear las condiciones para que el Perú sea un país desarrollado en el plazo de tiempo que toma a una generación completar su ciclo.

Para el Sr. Adrianzén eso es imposible o por lo menos el desea hacer creer que es imposible avalando esa opinión con sus impresionantes antecedentes académicos y sustentándola con una serie de argumentos convenientemente organizados y ligeramente analizados para crear la impresión de que su opinión es dogma.


En ese afán empieza por escoger convenientemente el producto per-cápita o producto por persona como la variable para determinar lo que debe lograrse para ser considerado un país desarrollado. Por supuesto también escoge como objetivo el producto per-cápita de los Estados Unidos que resulta ser uno de los países mas ricos del mundo y hace una referencia tangencial al producto per-cápita de España).

Luego compara la proporción matemática entre el producto per-cápita de los Estados Unidos y el del Perú (1/10) y el de España con el Perú (1/7).

Habiendo definido este escenario introduce su critica destacando que para que el Perú pueda tener un producto per-cápita similar al de los Estados Unidos su economía tendría que crecer al 10% anual durante 25 años continuos. Agrega burlonamente que ello seria equivalente a que …”Alianza Lima golee sucesivamente al Barcelona, al Real Madrid y al Bayern Munich; uno tras otro, sin descanso ni cambios.”

Por ultimo no puede contener su soberbia y tacha al Sr. Barnechea de impúdico y mentiroso al indicar que el mismo no tiene …”pudor en engañarnos.”

Ahora bien, no vamos a desperdiciar el tiempo analizando las debilidades semánticas y emocionales del Sr. Adrianzén pero si vamos a analizar con detenimiento los datos y argumentos que el plantea y que desde ya podemos adelantar son absolutamente acomodaticios y no precisamente bien intencionados.

PRIMERO: De acuerdo a los datos estimados para el año 2015 por el Fondo Monetario Internacional[2] el PBI (PPA) de Estados Unidos fue $56,421, el de España fue $ 34,209 y el del Perú $ 11,403.

A partir de estas cifras podemos concluir que en realidad el producto per-cápita del Perú es (1/5) del Americano y (1/3) del Español mas no como sostiene el Sr. Adrianzén 1/10 y 1/7 respectivamente.

Preocupa por lo demás que el Sr. Adrianzén no halla citado la fuente de su información en el articulo mencionado ya que ello nos lleva a suponer que a plagiado dicha información, algo que esta muy de moda en el Perú, o en su defecto, que ha relacionado datos convenientemente distorsionados y/o inventados para hacer creíble su critica.

SEGUNDO: Luego de intencionalmente disminuir matemáticamente la posición del Perú frente a los países desarrollados el Sr. Adrianzén pone la barra del desarrollo convenientemente alta y con ello da a entender que solo lograremos el desarrollo si igualamos el producto per-capita de los Estados Unidos no obstante que hay muchos países desarrollados que tienen producto per-capita menores que el de dicho país.

Conviene mencionar que en realidad el indicador y cifras que eligió el Sr. Adrianzén para tratar de ridiculizar lo expresado por el Sr. Barnechea y propuesto en el Plan de Gobierno de Acción Popular es por decir lo menos inadecuado para reflejar el desarrollo cualitativo de una sociedad.

Probablemente esas cifras sean recibidas con jubilo por los sectores mas “fenicios” y "mercantilistas" de nuestra sociedad pero ciertamente no son un indicador del bienestar colectivo alcanzado por la mayoría de la sociedad.

Para muestra un botón; De acuerdo a las cifras del FMI el país con mayor producto per-capita, $ 143,532, es Catar y aunque el ingreso per-capita de los Estados Unidos es 60% menor que el de Catar no es razonable deducir por ello que Catar es un país mas desarrollado que los Estados Unidos.

De hecho hay por lo menos 8 países con mayor producto per-capita que Estados Unidos y que ciertamente tampoco pueden ser considerados mas desarrollados que ese país.

El producto per-capita se obtiene básicamente dividiendo el producto bruto interno entre el numero de habitantes y aunque esta estandarizado para reflejar una capacidad adquisitiva equivalente en todos los países, este no considera por ejemplo el nivel de concentración de la riqueza.

De tal forma, aunque el producto per-capita de un país puede ser muy alto el ingreso per-capita real de la población puede ser muy bajo porque un numero reducido de privilegiados pueden estar captando niveles extraordinariamente altos de ingreso y/o riqueza.

Ese es precisamente el caso de los Estados Unidos donde los trabajadores han visto reducidos sus ingresos en términos reales desde 1970 mientras que el 1% mas solvente[3] de la población hoy día acapara un monto groseramente desproporcionado de la riqueza[4] en ese país “desarrollado”.

Este indicador tampoco refleja el hecho de que algunos países con poblaciones muy reducidas tengan un producto per-capita altísimo y desproporcionado con respecto al tamaño de sus economías. Ese es el caso de muchos países Árabes, donde la riqueza se encuentra altamente concentrada, que cuentan con ingresos extraordinariamente elevados por su exportación de petróleo y derivados.

Consciente de estas limitaciones Acción Popular decidió definir el desarrollo en su plan de gobierno en función de ciertos parámetros básicos (Educación publica gratuita y de calidad, magisterio eficiente y bien retribuido, cobertura universal de salud, condiciones equitativas y justas de trabajo, pensiones justas, viviendas para todos, eliminación de la desnutrición infantil) que implican una mejor calidad de vida y bienestar para toda la población en lugar de utilizar indicadores como el producto per-capita que pueden ser fiables para realizar comparaciones macro-económicas pero no necesariamente para medir el bienestar y la calidad de vida de la sociedad en general.

En este sentido resulta ilustrativo leer los comentarios sobre el crecimiento y el desarrollo que hiciera el economista chileno Manfred Max-Neef en la entrevista que le hiciera la periodista Amy Goodman en Noviembre del 2010[5] y también el capitulo que dedica a los Estados Unidos en su libro “La Economía Desenmascarada” bajo el titulo, “Estados Unidos, una nación en vías de subdesarrollo”. [6]

En realidad para que el Perú logre un nivel de desarrollo social comparable al de mucho países desarrollados actuales necesita ser selectivo en la inversión de sus recursos y generar un producto per-capita tres o cuatro veces superior al actual en los próximos 20 años. Ese producto per-capita va a ser inferior al de la mayoría de países desarrollados pero suficiente para alcanzar un nivel de desarrollo y bienestar social general que lo va a ubicar entre las sociedades privilegiadas.

Aunque el Sr. Adrianzén seguramente preferiría medir nuestras posibilidades de desarrollo en función del desarrollo de los Estados Unidos y a partir de ello transmitir a los peruanos una sensación de derrotismo existencial que mantenga a nuestro país postrado y presa fácil de abusos y privilegios, el Sr. Barnechea y ciertamente el partido Acción Popular tienen una visión menos determinista del futuro y una inmensa confianza en la capacidad, ingenuidad, imaginación y determinación del pueblo peruano para labrarse un futuro brillante y promisorio.

Ese es el legado del Presidente Fernando Belaunde Terry quien nos enseño a respetar y creer en el Perú y en su gente. Nos enseño a valorar la grandeza de un pueblo que es heredero cultural y genético de una cultura que fue imperio y que ha dejado como testimonio de su grandeza y capacidad a lo largo de miles de años monumentos gigantescos como el Canal de Cumbemayo, Sacsayhuaman, Machu Picchu, Choquequirao, Chavín de Huántar, Las Lineas de Nazca y Kuelap, entre muchos otros; Monumentos que son hoy la admiración del mundo entero.

Esto, que seguramente para el Sr. Adrianzén es solo una arenga emocional ajena a la realidad, no es tal. La aspiración de lograr un país desarrollado en los próximos 20 años, fundamentalmente a nivel social, que ha sido plasmada en el Plan de Gobierno de Acción Popular esta inspirada en el trabajo que en 1982 publicaran, el Sr. Gary Hamel y el Sr. C.K. Prahalad, en el Harvard Business Review bajo el titulo “ Strategic Intent” [7].

En ese trabajo y posteriormente en su libro ”Strategic Intent” [8] los autores tratan de explicar como una serie de empresas japonesas y particularmente Komatsu lograron capturar una participación importante del mercado mundial en tan solo 15 anos no obstante que estaban compitiendo con colosos, económicos, industriales y tecnológicos como Caterpillar.

Esto resultaba tanto mas sorprendente por cuanto solo unos años antes Caterpillar había encargado sendos estudios estratégicos realizados por destacados profesionales para establecer el peligro real que representaba Komatsu para sus operaciones. Dichos estudios concluyeron que Komatsu no era un peligro para Caterpillar porque no contaba con la base de recursos, volumen de producción y destreza tecnológica para competir con Caterpillar.

No obstante ello, inexplicablemente, Komatsu logro arrebatarle a Caterpillar una importante participación de mercado en muy pocos años y se convirtió en el mayor competidor de esa empresa a nivel mundial.

Luego de analizar detenida y profundamente el tema, los autores concluyeron que el éxito de esas empresas japonesas y particularmente el de Komatsu se había debido a una actitud colectiva de absoluto compromiso con el éxito a la que bautizaron con el nombre “Intención Estratégica” y que definieron de la siguiente manera

.…“Las compañías que han surgido como lideres globales en los últimos 20 años invariablemente empezaron con ambiciones que estaban fuera de toda proporción con sus recursos y capacidades. Pero crearon una obsesión por ganar en todos los niveles de la organización y luego mantuvieron esa obsesión a lo largo de los 10 a 20 años que duro su cruzada por liderazgo global. Nosotros llamamos a esta obsesión “Intención Estratégica”….  Gary Hamel y C.K. Prahalad

Un recurso económico nunca antes considerado que impulso a estas empresas a trazarse metas y objetivos que parecían imposibles en el convencimiento de que cualquiera fueran las condiciones adversas y limitaciones que tendrían que enfrentar, el colectivo (empresarios, ejecutivos y trabajadores) encontraría alguna forma de superar estas.

Por supuesto ese convencimiento alimento una actitud creativa en todos los niveles de las empresas para solucionar carencias y limitaciones con imaginación sin cuestionar en ningún momento su absoluto compromiso con el éxito porque alcanzar el mismo era conceptuado como la única opción posible.

Ese es el tipo de compromiso con el éxito que Acción Popular y el Sr. Barnechea aspiran a inspirar en los peruanos para alcanzar la difícil pero ciertamente factible aspiración de lograr el desarrollo en los próximos 20 o 25 años.

Es a partir de esa actitud y compromiso que objetivos como construir 1,000,000 de viviendas aprovechando técnicas y materiales modernos para reducir su costo así como apelando a formulas e instrumentos financieros imaginativos para financiar las mismas se torna factible.

Es a partir de esa actitud y compromiso que objetivos como impulsar la industrialización de nuestra producción agrícola para dotar a esta de un mayor valor agregado o industrializar, con el concurso de la actividad privada, algunos recursos naturales existentes (canteras de piedra caliza y lagunas salinas) que nos permitan producir materias primas indispensables para el desarrollo como por ejemplo el carbonato de sodio, se vuelven no solo factibles sino también rentables.

Esa es la incondicional fe que los “acciopopulistas” tenemos en el pueblo peruano; eso es lo que nos enseño el presidente Fernando Belaunde Terry y la esencia de nuestro compromiso irrenunciable con el Perú y con los peruanos.

El Perú y los peruanos han estado postrados demasiado tiempo sometidos a la inclemente influencia por parte de quienes, tanto desde la derecha como desde la izquierda, desean la comodidad de un pueblo manipulable y pusilánime.

Ya es tiempo de sacudirnos de esa influencia y asumir la personalidad orgullosa, altiva y creadora que nos corresponde y a la que tenemos derecho por sangre y herencia. Ya es tiempo de ser fieles a nuestro orgulloso abolengo indígena y dejar de fomentar que nuestro pueblo se contente con estirar la mano como mendigos esperando dádivas del político y/o gobierno de turno.

Ya es tiempo de honrar a nuestros antepasados construyendo un país solvente y solidario digno de su legado.Es tiempo también de aceptar que hay quienes encerrados en el laberinto de su ortodoxia no nos van a acompañar en esta tarea, como es el caso del Sr. Adrainzén y otros que pareciera ser tienen una concepción rentista del país y su futuro.

Aun así, el futuro Presidente del Perú deberá ser el presidente de todos los peruanos y escuchar a los que votaron por el y a los que no lo hicieron, a los que coinciden con el y a los que discrepan. El futuro gobierno del Perú deberá ser inclusivo y respetuoso de la opinión de la mayoría y de las minorías.

Es tiempo de construir rápida y decididamente el futuro de nuestro país marchando juntos con imaginación, convicción, fe y determinación.

 ________________________________________

 [1] “Las populares perlitas de campaña, por Carlos Adrianzén" – El Comercio, 17 de Febrero, 2016 – 21:30
[2] FMI Anexo: Países por PIB (PPA) percápita
[3] Billionaire Bonanza: The Forbes 400 and the Rest of Us - By Chuck Collins and Josh Hoxie, December 1, 2015 - Institute for Policy Studies
[4] Inequallity – Sitio web dedicado al estudio de la desigualdad en los Estados Unidos
[5] Entrevista a Manfred Max-Neef - economista chileno - por Amy Goodman
[6] “La Economía desenmascarada” - Del poder y la codicia a la compasión y el bien común - Manfred Max-Neef y Philip Bartlett Smith, Editorial Icasa 2014
[7] “Strategic Intent” – HBR, May – June 1989, p. 63 [8] Strategic Intent – Harvard Business Review Classics – Harvard business press 2010

No hay comentarios.:

Publicar un comentario